Miércoles , 8 julio 2020
Inicio > Viajando > De viaje por los caminos de África. El valor de una nueva vida

De viaje por los caminos de África. El valor de una nueva vida

Un duro día de viaje por los caminos de África. Duro, caluroso y rabiosamente bello.
 
La dificultad del trayecto, las horas, el estado de los caminos que transitamos con nuestro cuatro por cuatro hace imposible llamar carretera, o al menos pista forestal, a los caminos que recorremos. A pesar de que hace tiempo que no llueve estos caminos son intransitables, la velocidad es mínima y a menudo hemos de bajarnos para estudiar el terreno y no quedarnos atrapados en el barro o volcar dado lo irregular del terreno.
 

Viajeros en África. De viaje por los caminos de África. Inshala Travel

Viajeros en África. De viaje por los caminos de África. Inshala Travel

Un duro día de viaje para los cuatro españolitos que nos hemos embarcado en esta aventura que nos ha llevado hasta la cascada de Kédogou y después a Guinea Bissau, desde un pueblo llamado Dindifelo. Naturaleza exhuberante, campesinos y mujeres que siempre tienen una sonrisa preparada para recibirnos cuando llegamos y para despedirnos cuando partimos. Y los niños.
Son felices poseedores de esa tranquilidad del que tiene muy poco y tampoco pide nada a la vida. Felices y a veces desprotegidos.
 
No quiero perder el hilo del relato, en esta ocasión los lugares son lo de menos. Lo de más es la situación de indefensión de tantas y tantas personas a merced de la suerte y de los avatares de la vida. Seguimos de viaje por los caminos de África…
 
Una hora más tarde oímos y vemos el primer vehículo en la pista por la que transitamos. Viene en dirección contraria a la nuestra, a toda velocidad. Se trata de una ambulancia destartalada, en absoluto preparada para estos caminos. La sirena nos indica que se trata de una urgencia, alguien está pasándolo mal y va a pasarlo mal, ya que hay un lento y largo camino hasta un lugar en donde puedan atender a una persona con ciertas garantías.
 
Continuamos trayecto y volvemos a preocuparnos de nuestros asuntos, bastante tenemos con continuar camino. A veces encontramos algún tramo decente pero en seguida aparece otro infernal. Va a ser una travesía larga. Lo mejor que se puede hacer en estos casos es aceptar, vivir y disfrutar del camino y de la compañía.
 

Región de Kedougou. Wikipedia. De viaje por los caminos de África

Región de Kedougou. Wikipedia. De viaje por los caminos de África

Al poco tiempo, la realidad comienza a chocar con nosotros. La ambulancia que vimos nos pasa a toda velocidad. En este caso es obvio que es una frase hecha, pero sí nos pasa y nos deja atrás. Vuelves a pensar, “uffff, lo está pasando mal quien vaya fastidiado en la ambulancia”.
 
Como tantas veces hemos oído, la realidad siempre supera a la ficción, y así es. Avistamos a la ambulancia por tercera vez, esta vez en la cuneta, parada. Llegamos, preguntamos qué ocurre. Todos tranquilos, la ambulancia se ha averiado y no tiene solución, todos tranquilos. ¿Quién va dentro? Oh, madre mía, es una mujer embarazada que según parece está de parto, uffffff!!!! La realidad te da una bofetada.
Viaja con su padre, ya que el padre de la criatura no está. Ni se nos ocurre preguntar dónde anda…
Reunión de medio minuto, ¿qué hacemos? El asunto es claro. Montamos a la embarazada y al padre en nuestro cuatro por cuatro y los llevamos a la población más cercana. El padre no cesa de darnos las gracias. Para nosotros no había duda, es un acto humanitario, imposible marcharse dejando a la embarazada en ese estado, ese sería el fin del bebé, y vete a saber si el suyo también.

Camino terrible, un bache y otro, y otro, y otro más. Viajamos apretujados en el coche pero a ninguno nos importa, la realidad supera cualquier tipo de queja absurda.
Una hora, dos, tres, cuatro, cinco, seis; seis horas interminables de increíble viaje por los caminos de África. Seis horas de sufrimiento para la mujer embarazada. Nada podemos hacer, más que abanicarla, aliviarle el sudor y hablar con palabras de ánimo. Duro, duro, duro…
 

Población africana. De viaje por los caminos de África. Inshala Travel

Población africana. De viaje por los caminos de África. Inshala Travel

Por fin llegamos a la población y al “dispensorio”. Es una broma llamar así a ese lugar, no hay nada más que una silla de paritorio y unas vendas.
Hemos llegado de noche, el recinto estaba cerrado así es que somos recibidos con cajas destempladas por parte de la encargada del dispensorio. Parece que no le importa nada la situación, o es que ya está acostumbrada a ver tantas cosas que una más no le sorprende. En cualquier caso podría, debería ser más amable. Se encara con el padre de la mujer. No entendemos qué dicen pero le está apabullando con sus palabras.
¡Basta! No se puede tratar así a la gente. Reacciona, su gesto adusto se torna más amable, pero nos “invita” a marcharnos de allí, ya no podemos hacer nada más.
 
Sensación de indefensión, solidaridad, empatía con la embarazada e impotencia. Nada más podemos hacer. Salimos de allí cariacontecidos, abatidos y muy preocupados ante la mala pinta que tiene la situación. Mala muy mala.
No está en nuestra mano, camino terrible, infraestructura inexistente, sufrimiento y malas vibraciones.
Y piensas, “esto también es África, es impensable una situación así en el siglo XXI en Occidente”.
 
Es tarde, muy tarde, pero hemos encontrado alojamiento cerca del dispensorio. Intentamos conciliar el sueño, apacigüar la conciencia. ¿Por qué me siento culpable de la situación? ¿Acaso crees que por ser blanco tienes superpoderes? ¿Te hace sentir mal saber que esto en tu país no hubiera ocurrido?… Fantasmas, malestar, malas vibraciones. Sin dormir, apesadumbrados, tristes, empatizando…
 
Autobuses africanos. Senegal. De viaje por los caminos de África. Inshala Travel

Autobuses africanos. Senegal. De viaje por los caminos de África. Inshala Travel

El día despunta y sin desayunar vamos al dispensorio. Ni rastro del padre y la embarazada. Preguntamos. “¡Ah sí! Se marcharon a su pueblo al amanecer, ya no tenían nada que hacer aquí” ¿Y el bebé? “El bebé murió, no pudo soportar el estrés que había sufrido, estaba muy dañado y nació muerto, ¡pero la madre se ha salvado!
 
La madre se ha salvado, ¿y ahora qué? ¿Me alegro o lloro? O las dos cosas… ¡Yo que sé! Lloro, lloramos… triste, muy triste. Es la vida, la realidad que ha venido a visitarnos. A veces alegre, a veces con el mazo preparado.
 

Son las cosas que pasan de viaje por los caminos de África. Es la vida misma, la realidad de tantas y tantas personas que viven al día sin preocuparse de más. No pueden hacerlo, están demasiado ocupados intentando seguir adelante un día tras otro.
 
Viajar me ayuda a poner en valor lo que disfrutamos y de lo que carece tanta y tanta gente. Injusto, sin duda pero no por eso dejamos de disfrutarlo.
Ahí lo dejo…
 
Y por cierto, me encanta África, mucho, mucho, mucho…
PD: las fotos no corresponden a lo que he relatado, como podéis suponer, no estábamos para hacer fotos.
 
 

Mig

 
 

 

 

GD Star Rating
loading...
De viaje por los caminos de África. El valor de una nueva vida, 0% based on 16 ratings

6 Comentarios

  1. Gran relato Miguel, a veces cuando viajamos tenemos la “mania” de describir todo como si fuera un cuento de hadas y no es así. La realidad es lo que realmente hace atractivos y únicos a los destinos y África te abofetea de realidad por todas partes.

    Gracias por compartir este emocionado momento. Y a mi también me gusta mucho, mucho, mucho…

    Abrazos

    GD Star Rating
    loading...
    • Inshala_Mig

      Eva, muchas gracias por tu apreciación. Las bofetadas africanas nos llenan de respeto y realidad por la vida misma. Y mucho más en lugares del mal llamado tercer mundo.
      Y si nos gusta tanto África ¿qué hacemos aquí en lugar de hacer la mochila y marcharnos de nuevo para allá?. A veces ni yo mismo sé la razón pero si sé que como tú seguiré amando África mucho, mucho, mucho

      GD Star Rating
      loading...
  2. Vaya día habéis tenido. Nos encantan estas aventuras de viajes. Cuando viajas encuentras una fuerza que no sabías de tener. Habéis hecho todo lo posible para poder ayudar a aquella chica. Esto es lo que conta.
    Un abrazo viajeros

    GD Star Rating
    loading...
    • Inshala_Mig

      Eso fue lo que intentamos Rachele & Gábor. Seguro que la próxima vez que ocurra algo así tendrá un final feliz. Muchas veces por no decir siempre, el resultado no está en nuestra mano. Es el hecho de vivir en Occidente el que nos hace pensar que podemos controlarlo todo.
      Muchas gracias por vuestro comentario

      GD Star Rating
      loading...
  3. Cierto Iciar, hicimos lo que pudimos aunque siempre se te queda cara de “tonto” al pensar en las condiciones en las que viven… y además son felices…
    Creo que es la realidad, la vida en sí misma. Mucho más natural que la que vivimos nosotros.

    Muchas gracias por tu apoyo…

    GD Star Rating
    loading...
  4. Bonito relato para reflexionar.
    África es eso, vida y muerte a partes a veces no iguales, ufff.
    Como dices al principio del relato solo queda aceptar y valorar lo que tenemos.

    Hicísteis lo que pudísteis, entiendo la situación, pero seguro que en esas tierras azotadas por las catástrofes es lo más normal del mundo, la vida y la muerte.

    Me encantó el relato a pesar de la dureza.

    Un abrazo!

    GD Star Rating
    loading...

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>