Lunes , 17 febrero 2020
Inicio > Literatura de viajes > La piel de los blancos

La piel de los blancos

Notice: Undefined variable: class in /var/www/vhosts/inshala.es/httpdocs/wp-content/themes/sahifa/panel/shortcodes/shortcode.php on line 353
La lectura del libro “El antropólogo inocente”, de Nigel Barnley y en concreto un pasaje del mismo, me llevó a esta reflexión. Espero que os guste.
 
Desde que somos niños nos enseñan la conveniencia de preservar nuestra intimidad, por pudor, por temor y también por vergüenza, actitud que nos otorga ventajas e inconvenientes y que sin embargo, los habitantes de algunas zonas de África Occidental achacan a otras razones más livianas. En su afan de observar, de comprobar por qué razón hacemos lo que hacemos, tienen la paciencia de sentarse en una silla a diario, frente a nosotros y tomar nota mental de nuestros movimientos. Repiten esta acción el tiempo que sea necesario, sin descanso. Hacen turnos para observar, no pasa nada si un día uno no puede acudir a la cita, porque el resto sí lo ha hecho y podrá informar a su compañero.
 
Piel blanca en África

Piel blanca en África

Nosotros nos sentimos incómodos, son las últimas horas del día, y queremos estar tranquilos, descansar, quitarnos la ropa, darnos una ducha y quizás leer o pensar en los quehaceres de mañana…

 

Y allí están, sentados a la entrada de la tienda de campaña, observando, escrutando, sin decir nada, sin hablar… solo miran. Cuando termino las ablucciones se marchan sin abrir la boca… es dificil pero después de un tiempo, uno se llega a acostumbrar.

 
Y claro, llega el día en el que surge la inevitable pregunta, la esperada pregunta. ¿Por qué? ¿Por qué venís todos los días a la puerta de la tienda y os sentáis a observar? ¿Qué tiene de interesante lo que hago?
 
La respuesta es de esas que te dejan sin palabras. Puedes hacer un ejercicio de creatividad e imaginar cuál podría ser la respuesta pero será un esfuerzo vano, es un claro ejemplo del dicho popular “la realidad supera a la ficción”. Quizás les gusta ver nuestra piel, quizás observan el ritual diario, por diferente, quizás esperan que me siente con ellos a charlar, quizás quieren ver el interior de la tienda y nuestra presencia les es indiferente, quizás, quizás…
 
Sin embargo, los Dowayos, etnia que se sitúa en África Occidental, lo tienen claro, esperan simple y llanamente a que mostremos nuestro yo verdadero, nuestra realidad más profunda. Y no estoy hablando de filosofía no, hablo de mostrarnos tal y como somos por fuera. No es el alma, ni los ojos, ni la mirada, nada de eso. Es el color de la piel. Los Dowayos no creen que tengamos la piel blanca, así de simple. Es decir, lo aceptan, nos observan y ven que somos “blancos”, pero internamente creen que tan sólo es una fachada, un traje que nos enfundamos, una protección para enfrentarnos al mundo.
 
Por eso nos observan, porque cuando estamos solos, en nuestra intimidad, en esos momentos de sosiego y tranquilidad tan necesarios, una de las cosas que hacemos es quitarnos nuestra piel blanca y colgarla en el perchero. Nos quitamos la piel porque evidentemente, sólo a un ingenuo se le ocurriría pensar cualquier otra cosa, debajo llevamos nuestra piel oscura impoluta y reluciente ya que todos somos del mismo color. Eso es lo que están esperando, no quieren perderse el gran momento en el que nos quitemos nuestro “traje de piel”, lo coloquemos en el perchero y mostremos nuestra verdadera esencia. Cuando lo hagamos, dejarán de venir, ya no habrá más misterio, así de sencillo.
 
Y por la mañana como todos los días, nos enfundamos nuestra piel blanca como un buzo se enfunda su traje de neopreno; ojo, está hecha a medida por el mejor sastre!!
Y nos enfrentamos a un nuevo día.

 

Mig
Escrito basado en la lectura del libro El antropólogo inocente
Autor: Nigel Barnley
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
GD Star Rating
loading...
La piel de los blancos, 90% based on 21 ratings

3 Comentarios

  1. Me gusta el artículo, buena la reflexión.

    GD Star Rating
    loading...
  2. Y cuántas veces, cuando alguien en su eterna rutina te trata como a uno más, se revela como si de un enemigo se tratase, en ese momento, cuántas veces sales de la piscina y la observas desde fuera, miras desde fuera la escena y… sonríes diciendo “tus palabras son para otro”, “tus sentimientos son para otro”, para otro cuya piel se confunde con la del resto, una piel hecha en serie. Eres libre.

    GD Star Rating
    loading...
  3. Muy buen artículo y cuanta razón lleva !

    GD Star Rating
    loading...

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>