Sábado , 24 agosto 2019
Inicio > Literatura de viajes > Laika, pionera y viajera espacial

Laika, pionera y viajera espacial

planetEste año, del que quedan ya pocos meses, se debería celebrar con honores el 60º aniversario del nacimiento de una viajera muy especial. Pero no se hará conmemoración alguna, ni será portada en los medios de comunicación, si acaso alguna mención especial en blogs de Ciencia. Poco más. Últimamente vivimos tan apegados a nuestros problemas cotidianos (en especial en las sociedades llamadas “del primer mundo”) que olvidamos la importancia que tiene la Historia en nuestras vidas. Pero si, además, los protagonistas de esa Historia miden menos de 60 centímetros de alto y no son de nuestra especie, parece que están condenados al olvido. Sin embargo, sin su proeza –y la de tantos animales que dieron su vida, sin saberlo, en pro de la humanidad–, hoy no estaríamos donde estamos. Valga este relato como reconocimiento a aquella perrita, pionera y viajera, que dio la primera vuelta al mundo desde el espacio.

 

 

Si uno busca ‘Laika‘ en la Wikipedia, se encuentra con una curiosidad en la primera línea:

 

Moscú, Unión Soviética, 1954 – Órbita baja terrestre, Espacio exterior, 3 de noviembre de 1957

 

Pocos seres vivos (al menos, de entre aquellos que merezcan una mención explícita en los libros de Historia) cuentan como lugar de fallecimiento: “órbita baja terrestre, espacio exterior”. Esa es una de las muchas particularidades de Laika. ¿Y qué ocurrió ese día? La protagonista de nuestro relato marcó un hito en la Historia de la Humanidad, al convertirse en el primer ser vivo en orbitar la Tierra. Fue la primera astronauta, y también la primera víctima espacial.

 

Corría el año 1954, y el mundo estaba sumergido en plena “Guerra Fría”. En aquellos años, Estados Unidos y la antigua Unión Soviética ponían en marcha una serie de investigaciones y estudios científicos, que dieron como fruto la llamada “carrera espacial”. Ajena a todo esto, nacía en las calles de Moscú una perra mestiza, probablemente con aporte de raza Laika, que tenía por nombre Kudryavka (en ruso, Rizadita) y que, como otros muchos perros callejeros en aquellos tiempos, fue reclutada por el programa espacial soviético para llevar a cabo investigaciones y experimentos en materia aeroespacial. De la misma manera que los norteamericanos habían estado años atrás ‘trabajando’ con primates. El objetivo de toda esta experimentación con animales era comprobar los peligros que entrañaba el espacio para los seres vivos en general, y para el ser humano en particular.

 

Nikita Jrushchov

Tres años más tarde, el 4 de octubre de 1957, los soviéticos ganarían aquella carrera espacial (aunque los americanos siempre dirían que fueron ellos, con la llegada del hombre a la Luna) con el Sputnik 1, el primer satélite artificial lanzado al espacio. Tras el éxito alcanzado, el líder soviético Nikita Jrushchov se empeñó en que la mejor forma de celebrarlo era lanzando otro satélite al cabo de un mes, coincidiendo con el 40º aniversario de la Revolución Bolchevique, el 7 de noviembre de 1957. Pero esta vez, la gesta debía ser mayor: debía llevar a un ser vivo a bordo.

 

Así fue como, tras unos primeros años por las calles de Moscú, Kudryavka fue reclutada por los soviéticos para convertirla en una pionera espacial. Fue llevada al Instituto de Investigación Científico-Experimental en Medicina Aeroespacial, donde le hicieron pruebas médicas y fue entrenada para sobrellevar las exigencias de un vuelo espacial. Lo que en cualquier película de Disney hubiera supuesto toda un aventura emocionante para el protagonista, llevada con orgullo por un perro fiel a su patria, lo cierto es que para Laika (como se la llamaría más adelante) aquella aventura supondría un duro entrenamiento y unas condiciones de vida que hoy en día no permitiríamos, de ser conscientes de ello.

 

Durante cuatro semanas, mientras se ponía a punto (y de manera un tanto apresurada) el Sputnik 2, aquella perrita saludable, de carácter tranquilo, de no más de 35 cm de altura y un peso aproximado de 6 kg, fue entrenada por el científico Oleg Gazenko, acostumbrándola a vivir en entornos similares al que encontraría en su viaje. No estaba sola; la acompañaban otros once perros que habían completado ya un entrenamiento básico durante el año anterior.

 

En una primera fase del entrenamiento, se les iba habituando paulatinamente a espacios cada vez más reducidos, durante períodos de tiempo que en principio duraban unas horas y finalmente debían acercarse cada vez más a los 15 o 20 días que el animal estaría en órbita. También se les sometía a fuerzas G elevadas (simulando las que experimentarían en las distintas fases del vuelo) y a distintos niveles de vibración (con el fin de acostumbrarlos a los movimientos bruscos que se producirían en el momento del lanzamiento). Durante estas actividades, al pulso de los perros se llegaba a duplicar, y tanto su presión sanguínea como su frecuencia respiratoria aumentaban considerablemente. Este mismo proceso de entrenamiento sería seguido más adelante por los cosmonautas soviéticos.

 

Tras esa primera fase, Laika, Albina y Mushka fueron las tres seleccionadas para la fase siguiente, en la que les habituarían a los mecanismos de alimentación, así como a los sonidos de los aparatos que estarían a bordo. Finalmente fue Laika la elegida, y Albina sería su principal sustituta.

 

Tres días antes del lanzamiento, todo estaba dispuesto para llevar a cabo la gesta. Laika fue colocada en el Sputnik 2 (en el cosmódromo de Baikonur, en el actual Kazajistán), y dos asistentes vigilaban constantemente su bienestar antes de la misión que la convertiría en la primera viajera espacial de la Historia. El 3 de noviembre de 1957, el Sputnik 2 fue lanzado con éxito al espacio. Los signos vitales de Laika eran monitorizados por el control en tierra. Todo el mundo estaba pendiente de Laika. Todo el mundo estaba confiado en que aquella perrita lograría su misión y volvería a casa, sana y salva.

 

Todo el mundo, no…

 

Stamps_of_Hungary,_001-07

 

Los científicos soviéticos sabían que Laika no sobreviviría al viaje, ya que el Sputnik 2 no estaba preparado para regresar a la Tierra de forma segura. El plan era sacrificarla con comida envenenada, comida que Laika consumiría después de diez días. Sin embargo, la realidad fue muy distinta…

 

Tras despegar y alcanzar la máxima aceleración, el ritmo respiratorio de Laika aumentó de forma preocupante, y su frecuencia cardiaca pasó de 103 a 240 latidos por minuto. Una vez alcanzada la órbita adecuada, una parte del Sputnik 2 se desprendió como estaba previsto; pero otra sección no lo hizo, desencadenando una serie de circunstancias que dieron lugar a que el sistema de control térmico no funcionara correctamente y que se llegara a los 40 ºC en el interior de la cápsula. Laika tardó tres veces más de lo normal en bajar su pulso a los 102 latidos por minuto, lo cual indicaba el estrés que estaba sufriendo. Sin embargo, los datos monitorizados mostraban que, aunque Laika estaba agitada, sí estaba ingiriendo alimento.

 

Después de haber dado cuatro vueltas a la Tierra, entre cinco y siete horas después del lanzamiento, se dejó de recibir información de sus datos vitales… El estrés y el sobrecalentamiento fueron letales para Laika.

 

Siete días más tarde, el Sputnik 2 agotó sus baterías. Pero continuó orbitando la Tierra durante 162 días, hasta que el 14 de abril de 1958, en su reingreso, la nave se desintegró completamente al entrar en contacto con la atmósfera terrestre.

 

Hoy conocemos la historia completa. Pero no siempre fue así. Moscú dijo, en un principio, que Laika se comportaba con normalidad en su vuelo espacial. A los pocos días, confirmó su muerte por agotamiento de oxígeno. Y no fue hasta el año 2002, durante el Congreso Mundial del Espacio celebrado en Houston, cuando el científico Dimitri Malashenkov (que había participado en el lanzamiento del Sputnik 2), reveló la verdad.

 

Laika fue la primera astronauta, el primer ser vivo en dar una vuelta completa a la Tierra, la primera víctima espacial y una heroína singular. Abrió el camino a la participación humana en vuelos espaciales, proporcionando a los científicos algunos de los primeros datos sobre cómo los organismos vivos reaccionan a los entornos de los vuelos espaciales.

 

Después de Laika, ninguna otra misión con perros como pasajeros fue lanzada sin que existiese un sistema para el retorno seguro del animal.

 

Cuanto más tiempo pasa, más lamento lo sucedido.

No debimos haberlo hecho… ni siquiera aprendimos lo suficiente de esta misión,

como para justificar la pérdida del animal.

(Oleg Gazenko, uno de los principales científicos

del programa de animales en el espacio, y entrenador de Laika)

 

 

 

                                                         Huck

 

 

 

 

 

 

 

 

GD Star Rating
loading...
Laika, pionera y viajera espacial, 100% based on 12 ratings

17 Comentarios

  1. Ostras con la perrita! Más valiente ella que nadie, sin comerlo ni beberlo!

    GD Star Rating
    loading...
    • Jajaja Sin duda lo fue, aunque sin saberlo :)
      Me hubiera gustado poner algunas fotografías de ella (por propiedad intelectual no podía) en la que sale siempre con una expresión simpática, casi “riendo”. Así que fiel hasta el final.

      ¡Muchas gracias gracias por el comentario! :)

      GD Star Rating
      loading...
  2. Me ha hecho grcaia el artículo, porque esta semana, precisamente, le estuve explicando este episodio de la historia espacial a mi hijo. Veo que me equivoqué en algunos datos, pero en el resumen general, era así como lo recordaba.
    Un saludo!

    GD Star Rating
    loading...
    • Hola, Jordi
      Gracias por tu comentario.
      Ya sabes eso que dicen, que las casualidades no existen ;)
      Me alegro de que te haya gustado.
      Por cierto, muy interesante también tu blog :)
      Un saludo!

      GD Star Rating
      loading...
  3. Que buen artículo Miguel, ya comocía la historia de Laika, pero siempre está bien recordar el sacrificio que muchos animales están haciendo por los humanos.

    Un abrazo y felicidades por recordarnos a esta gran viajera

    GD Star Rating
    loading...
    • Eva, Sara Cristina, muchas gracias por vuestros comentario. Laika fue una pionera en el mundo de los viajes, no me cabe duda. En realidad en este blog escribimos bastantes personas. Somos tres socios pero es una web abierta y colaborativa para que escriba quien tenga algo atractivo que decir sobre viajes y que pueda publicar sus fotos también.

      Saludos y gracias…

      Si queréis conocer algo más sobre quiénes somos os invito a leer el apartado de “Viajan en este blog” http://www.inshala.es/viajan-en-este-blog/

      GD Star Rating
      loading...
  4. Gracias Miguel por contarnos la historia de esta perrita, bien que no caiga en el olvido

    GD Star Rating
    loading...
  5. Ay, que dura historia, pobrecita :( no quiero ni pensar como ha de haber sufrido… pero es mejor que estas historias se sepan…

    Por lo menos se le reconoce su sacrificio involuntario y se le recuerda.

    GD Star Rating
    loading...
    • Tienes toda la razón, Gaolga.
      Creo, incluso, que tuvo hasta suerte, porque aquel primer vuelo no reunía las condiciones adecuadas, y la idea era que estuviera ¡10 días en órbita! :/
      Hay que ser agradecidos con estos seres, que nos ayudan con su vida.
      Un saludo :)

      GD Star Rating
      loading...
  6. Pobrecita Laika, no sabía que tenía su propia estampilla!, casualmente estoy leyendo una novela que se llama Sputnik Sweetheart (nada que ver con Laika, el autor es japonés), Saludos!!

    GD Star Rating
    loading...
  7. Me encantó el relato, aunque duro. Que manía de experimentar con animales.
    Saludos!

    GD Star Rating
    loading...
    • Gracias, Iciar :)
      No te lo creerás, pero suavicé el relato… aunque en los links que están enlazados puedes leer más acerca de Laika y su entrenamiento. Afortunadamente, hoy en día las cosas son distintas.
      Aún así, sí que es cierto que la experimentación con animales merece una reflexión profunda…
      Gracias por tu comentario. Un saludo!

      GD Star Rating
      loading...
  8. Es una preciosa historia. Resulta curioso pensar a día de hoy que el primer astronauta fuera una perrita. Muy buen artículo, a ver si seguís haciendo más de estos…

    GD Star Rating
    loading...
    • Gracias, Luisma
      Uf! Y hay mucho más que contar respecto a esos años de la ‘carrera espacial’…
      Pero quizá no sea este el foro adecuado ;)
      Gracias por tu comentario! :)

      GD Star Rating
      loading...
  9. Muy interesante!!! Me ha encantado el artículo a pesar del trágico final de Laika.

    GD Star Rating
    loading...

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>