Lunes , 17 febrero 2020
Inicio > Viajando > Las cosas son como son

Las cosas son como son

No.

 

Las cosas son como son… o no.

 

La mayoría de las veces, las cosas parece que solo pueden ser de una manera.

 

Y damos por hecho que así será siempre. Aprendemos la inmovilidad y aprendemos una única visión de las cosas, circunstancias o hechos. Leemos unidireccionalmente. Quizá sea cuestión de tiempo, de llegar rápido. Mirar, juzgar, creer y ya. Una idea. Una forma de hacer.

 

Pero el váter de una casa del país al que viajo, está ahí para decirme que no. Primero uno y luego otro y otro y otro. Lo que en principio creo peculiaridad de un dueño, compruebo es una forma de váter habitual en los hogares.

 

'Gato en el baño' - Carlos Paez Vilaró

‘Gato en el baño’ – Carlos Paez Vilaró

Y aunque nunca jamás se me hubiera ocurrido, ni lo he leído, nadie me lo ha contado, ni me ha hecho reparar en ello, ahí está:

 

La tapa del váter de los uruguayos es acolchada.

 

Acolchada, sí.

 

Blandita. Te acomodas y no notas la fría y satinada textura de nuestros componentes higiénicos españoles.

 

La tapa del váter aquí está cubierta por un relleno esponjoso dentro de un plástico con aspecto y diseño más o menos sofisticado, de color neutro o a juego con la tapa grande y los muebles.

 

Y esa tapa blandita, curiosa, de la que nunca nadie te habló, de la que seguro no se escribe en los periódicos quizá tampoco en las novelas, en la que sus dueños no reparan ni mencionan, te hace comprender en un primer gesto elemental, el de sentarte cada mañana, que por eso has viajado.

 

Porque nunca se te hubiera ocurrido que las tapas del váter pudieran ser de otra manera que las que cada día te esperan en el baño de tu hogar, la oficina, en los edificios públicos, restaurantes, dispensarios o cualquier otro que alberga sanitarios en el lugar en el que vives.

 

Y esa tapa simple, silenciosa y burlona uruguaya viene a gritarte una gran verdad: que por muy convencido que estés, por poco que se te ocurra, aunque ni imaginar puedas o mucho te cueste… hay otra forma de sentimientos, relaciones, modos de vida, que pueden tener un punto de vista diferente.

 

Y quizá, como en este caso, si te atreves a imaginar, indagar, la diferencia, las otras formas, sean muy muy agradables.

 

 

 

Leonor Paqué
¿Conoces su blog?

 

 

GD Star Rating
loading...
Las cosas son como son, 100% based on 5 ratings

5 Comentarios

  1. Que curioso, Seguro que algo tiene que ver el gran Pepe Mújica ¿estaría incluido en su programa electoral para luchar contra el síndrome de las nalgas frías? jajaja! ¡que gran pequeño país!
    Leonor, como siempre ¡magnífica!
    Besos

    GD Star Rating
    loading...
  2. Me ha encantado tu relato y su reflexión Leonor, gracias! Salir de la “zona de confort”…cuántas cosas buenas nos repara :-)

    GD Star Rating
    loading...
    • Inshala_Mig

      Es que en la “zona de confort” se está muy calentito. Lo que encuentras fuera va construyendo tu “yo” centímetro a centímetro hasta que, quien sabe!!! quizás ya no necesitemos ese confort igual que antes…
      Gracias por tu comentario Susana

      GD Star Rating
      loading...
    • Gracias, Susana. Es una riqueza poder ver de otra manera. Y eso ocurre cuando mueves tu vida… y tu con ella : )

      GD Star Rating
      loading...

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>