Lunes , 17 febrero 2020
Inicio > Viajando > Madrid en el corazón

Madrid en el corazón

Hoy he vuelto a buscar en los recuerdos a Madrid, al querer reconstruir poco a poco mi juventud, mis más caras ilusiones y mis deseos de vivir, prescindir del tiempo en aquella búsqueda de los días difíciles y amables.

 

Presiento los cielos de Europa, creo ir con los libros bajo el brazo por las largas y solitarias avenidas de la universidad, bajo los árboles renacientes de Abril, recuerdo a mis compañeros y mis conversaciones de la patria, las aulas siempre llenas y mi voz en ellas cuando hablaba de mi amor hacia la libertad.

 

Rectorado. Universidad Complutense. Madrid. Inshala. Fotografia: J.L. de Diego

 

 

Aquellas mañanas de invierno en mi camino hacia el trabajo, aquellas calles de enormes edificios fríos, impersonales, con mi soledad y mi deseo casi permanente de llorar, pero sin embargo, amo todo porque formó parte de mi vida y de mi experiencia de hombre. Extraño a aquella gente compañera de viaje en el “Metro” de Quevedo a Atocha, obreros, gente sin sonrisa, envejecidos, sin la mañana de la esperanza, silenciosos, nunca cruzamos una palabra, pero nos reconocíamos cada día con un ligero gesto, a veces con la cortesía de cedernos el paso. Nada más. Si los volviera a encontrar en cualquier parte del mundo los reconocería, y ellos serían mis mejores amigos.

 

Aquellas horas extrañas bajo el cielo raso de mis habitación, cuando llamaba y desfilaban como fantasmas, mis padres y las cosas más queridas de mi ciudad natal, luego poco a poco desaparecían mientras les seguía llamando, a veces mi padre se quedaba un largo tiempo hablando, hasta que un día supe que había muerto antes que me avisaran mis familiares… Padre… Padre, cómo te odié por no haber sabido esperar mi regreso al hogar y mirar juntos todas las luces del mediodía. Ultimamente te he comprendido, te he vuelto a llamar, tú has vuelto y has conversado conmigo como dos buenos amigos.

 

Estanque del Retiro. Madrid. Inshala. Fotografía: Manuel Mohedano Torres

Extraño los días luminosos de la Cibeles, el Retiro, el Museo del Prado, los jardines florecidos de Recoletos, con sus fuentes, aquellas calles retorcidas del viejo Madrid: Barbieri, La Luna, Arenal, Desengaño y la Puerta del Sol, el cosmopolitismo de la Gran Vía, el Paseo de la Castellana, Princesa, o el bullicio de Argüelles y Moncloa con sus barrios y cafés llenos de estudiantes latinoamericanos.

 

Gran Vía. Madrid. Inshala. Fotografía: Jim Anzalone

Vuelvo de mis sueños, tengo ante mí el cielo más límpido de América, mi tierra, mi pueblo, con las irregularidades de los pueblos que nacen. Amo a mi patria y estaré con ella en sus luchas y en sus alegrías, pero Madrid estará siempre en el corazón.

 

                                                                                                                                                                    Julio César Ayala

 

 

 

 

GD Star Rating
loading...
Madrid en el corazón, 100% based on 8 ratings

2 Comentarios

  1. Al igual que tú Cesar, todo aquel que ha vivido en Madrid, la llevará siempre en el corazón y se sentirá madrileño, esté donde esté y sea cual sea su patria. Enhorabuena por tu precioso relato.

    GD Star Rating
    loading...
  2. Hola Julio Cesar, es un relato muy íntimo y personal pero que desprende verdad. Corto, conciso, no hace falta decir más. Me ha llegado, si señor…

    LLevas Madrid en el corazón. Mi amor hacia la libertad…

    GD Star Rating
    loading...

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>