Viernes , 17 enero 2020
Inicio > Hatillo de sueños > Vipassana, 10 días conmigo misma

Vipassana, 10 días conmigo misma

Notice: Undefined variable: align in /var/www/vhosts/inshala.es/httpdocs/wp-content/themes/sahifa/panel/shortcodes/shortcode.php on line 352 Notice: Undefined variable: class in /var/www/vhosts/inshala.es/httpdocs/wp-content/themes/sahifa/panel/shortcodes/shortcode.php on line 353
Llegué… traigo lo mínimo, lo justo.

 

Cierro los ojos y entro. Y ya es la quinta o sexta vez.
De nuevo esta agitación mental enmarañada, la misma de ayer. Los caminos se amontonan y me pisan sin dar yo ni un solo paso.

 

Respirar…. respirar…. Apoyarse en la respiración.

 

Escher, Waterfall 1961

Escher, Waterfall 1961

Es el segundo día. Basta una ojeada sin mirar para percibir que las demás están tan inquietas como yo. En el exterior, paseos constantes, miradas que se desvían esforzándose por no romper un precepto, esperas demasiado pronto, gestos reflexivos que buscan la manera menos mala de quedarse y permanecer. En las habitaciones, intentos de meditar en la propia cama, idas y venidas al baño, puertas que se abren, ¡sonidos que delatan un masticar!,… Ronquidos de aquella que cayó vencida, ruido de hurtadillas, murmullos que se escapan por las bocas de quienes no pueden hacer más que abandonar.
Dentro de mí, lo mental: cascadas de imágenes, deseos, planes, frustraciones, más proyectos, más imágenes, ideas, grandes ideas, recuerdos, pensamientos inusuales, recuerdos lejanos,…Diálogos dentro de mí, largas conversaciones que no llegan a ningún sitio, circulares, repeticiones, soluciones brillantes, recuerdos dolorosos…
No puedo estar así los ocho días que quedan, necesito un respiro… Sí, un poco de deporte me vendría bien (error, la norma no lo permite), conversar con cualquiera de manera intrascendente, unas risas, algo de música, un libro (error, error, error), masturbarme, robar mi propio móvil, comerme todos los plátanos…

 

Tenía el ego revolucionado, me daba cuenta que estaba viviendo un duro proceso de adaptación a esa nueva situación tan limitada, despojados el cuerpo y la mente de todo objeto que los hacía ser en el día a día. Sabía que era ineludible y sabía que el único camino era bajar de la mente y volver a los sentidos. Y fue lo que hice, comenzar a caminar por ellos. Este momento coincidió con la siguiente propuesta de trabajo, lo cual ayudó. Ya de lleno en Vipassana, con mi vuelta a los sentidos, un ego por fin agotado y casi doblegado, una firme determinación y una ardiente curiosidad por vivir y conocer algo del alcance y limitaciones reales de esta técnica cuando se lleva a cabo con una dedicación verdadera, me dirigí al siguiente tramo del camino.

 

Y comenzaron esos recorridos sin final por el propio cuerpo. Una vueltecita más, otra, otra y otra más… Y una más era la manera de lograr no levantarme antes de tiempo.
El pensamiento aún se escapaba y divagaba por múltiples derroteros. Yo los observaba y me estremecía descubrir su carácter ilusorio y las verdades como puños que escondían detrás, verdades que surgían… y desaparecían… en una atención cada vez más amplia, más consciente, más espaciosa… Allí podía sentirse cómo se abría la brecha entre el dolor y el gozo, entre lo estéril y lo fecundo, entre la mente alborotada y la comprensión profunda, entre la quietud y el movimiento…

 

Escher, OmhoogOmlaag

Escher, OmhoogOmlaag

Es el sexto día y ¡zas!, algo que podría ser un puñal se me clava casi como por traición… En la parte alta de la espalda y según pasa el día hace conexión con la cabeza. ¿Pero cuántas horas llevo meditando desde que llegué a este lugar? ¿Unas 50? ¿Por qué ahora este dolor insoportable? Se dice que es un “sankara” (representaciones físicas del karma que a través de la meditación se pueden reconocer y liberar).

 

Yo lo que creo es que no debí coger bien la postura y todo tiene su límite, pero quién sabe… Quizás cambio de idea cuando la experiencia me ayude a saber mejor de qué hablo. Lo cierto es que al aceptarlo como lo que era, ni más ni menos, se integró y murió…
“Como lo que era, ni más ni menos”, esa es la manera de ver que entendí enseña Vipassana, ver las cosas como son, no como aparecen ni como una piensa que son. Y creo que también es como una empieza a conocerse de verdad, a desvelarse… No por un proceso de elección, sino sabiendo que de esta manera no soy, porque descubro que a un nivel más profundo soy de esta otra.

 

Día 10. No pasa ni un segundo después de la última meditación en serio cuando gritos y risas de júbilo rompen el silencio haciéndolo más noble que nunca. Me cuesta volver al bullicio, dejo la charla para después pero devuelvo el saludo a las que se me acercan, descubriendo con sorpresa que algunas ya no eran aquellas que parecían ser cuando estaban calladas…

 

…quizás yo tampoco parecía ser la que realmente era….

 

Su

 
 

Más información en: Centro de meditación Vipassana

 
 

GD Star Rating
loading...
Vipassana, 10 días conmigo misma, 6% based on 32 ratings

7 Comentarios

  1. Una historia que transmite, mi enhorabuena.
    Es arduo el camino de acallar la mente al meditar….nada fácil. Y mucho más ir depositando la confianza en el propio organismo, que cuando mente, cuerpo y emoción dejan de estar divididos y en conflicto, nos lleva de verdad al crecimiento y a avanzar

    Un beso Su

    GD Star Rating
    loading...
  2. Una experiencia fascinante.

    Y temible.

    Porque a lo que más tememos es a lo que no dejamos salir de dentro de nosotros, eso que continuamente ocultamos y asfixiamos bajo capas de prisas infundadas, actividades inagotables, trepidante música, imágenes incesantes, infinitas palabras huecas y sin sentido.

    Lo tememos aunque deberíamos ansiar conocerlo, enfrentarnos a ello, asimilarlo, integrarlo en nuestra consciencia. Saber que también somos esas tinieblas.

    Y creo que ese conocimiento de lo que somos en lo más profundo tiene que ser sentido, no razonado, y la experiencia que nos cuentas, Su, es una auténtica zambullida en todo eso desde la presencia real en lo que hay de verdad, en lo que es en el momento presente, intentando despojarlo de lo superfluo y espurio.

    Pero todo esto que digo es palabrería… De lo que se trata es de sentirlo como tú lo sentiste. Haré acopio de valor para intentarlo.

    GD Star Rating
    loading...
    • Muchas gracias por tu “palabrería” Angel!…hay “palabrerías” y palabrerías :-)

      De verdad vas a intentarlo?! Pues ánimo!! es una gran experiencia, merece la pena. Y es muy probable que también encuentres algo muy distinto a esas tinieblas que temes…

      GD Star Rating
      loading...
  3. Hola Su, cuanta verdad destila tu relato. Has conseguido trasladarme a esa situación sin estar allí. Debe ser muy difícil aceptar la realidad tal y como es ¿no es así?, no como se piensa que es…
    magnífica historia

    GD Star Rating
    loading...
    • Muchas gracias! Es curioso que sea tan difícil sí….Vivir en el presente, estar…..eso que paradójicamente en las sociedades desarrolladas cuesta tanto mientras que en otros lugares más desfavorecidos cualquiera nos da una buena lección de lo simple y sencillo que es simplemente ESTAR, y estar cerca de nuestro lado más genuino, de nuestra esencia creativa, con la atención puesta en la vida real…

      GD Star Rating
      loading...
  4. Es necesario hacer ese viaje interior… Todos necesitamos conocernos mas a nosotros mismos, y para ello hay que pararse y observarse a uno/a mismo/a… aunque deberíamos hacerlo sin pensar demasiado.. La vida te va poniendo muchas trabas y muros que debes ir saltando y superando todos los días.
    Si muchas vueltas le damos a una misma cosa o situación, terminamos tergiversando la realidad y como tu bien dices, terminamos por no ver las cosas tal cual son, sino como pensamos que son.. y ahí caemos en el error.
    Realmente tiene que ser una gran experiencia la que has vivido para conocerse mas a uno mismo.. y a la vez supongo que hay que estar bien preparado/a para afrontarla y ponerse a meditar durante 10 días seguidos!! Por lo que se ve, merecerá mucho la pena ¿no? ya lo has repetido cinco o seis veces!
    Enhorabuena por tu relato, me ha encantado, lo encuentro muy interesante y por supuesto a tener en cuenta

    GD Star Rating
    loading...
    • Inshala_Mig

      Estoy totalmente de acuerdo con tu reflexión Cris, de hecho creo que si la meditación lleva a alguien a pensar y repensar las cosas demasiado es que no ha comprendido bien el camino. Se trata más bien de lo contrario, de acceder a la parte más sutil y oculta de uno, allí donde encontramos otras fuentes de lo que también somos, para incorporarla al día a día….Y esto ocurre por sí solo, no hay que darle vueltas, creo que va ocurriendo según acumulamos la experiencia de conectar con ello ( y desde luego hay otras vías de acceso, como por ejemplo esos maravillosos instantes donde nos acabamos de despertar y estamos tan cerca aún de lo onírico, de nuestra parte inconsciente, pudiendo hasta recordar los sueños con esa claridad que se va desvaneciendo durante el día).

      Muchísima gracias por tu comentario!! (ah, con cinco o seis veces me refería a ese día en concreto :-) ….. yo sólo he repetido una vez más…)

      GD Star Rating
      loading...

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>