Sábado , 24 agosto 2019
Inicio > Viajando > Mil formas de viajar por Senegal. Todo fluye

Mil formas de viajar por Senegal. Todo fluye

Es cierto que hay mil formas de viajar, cada uno se adapta a la suya. Pero lo que nunca cambia son las ganas…
 

Mapa de la región de Casamance. Senegal, formas de viajar

Mapa de la región de Casamance. Senegal

Es la paradoja africana, su creatividad aporta soluciones inverosímiles y su burocracia, desesperación.
 
Llegamos a Ziguinchor, capital de la región senegalesa de Casamance y debemos elegir un transporte público para llegar a Affiniam, un pequeño poblado situado en una zona muy verde, repleta de árboles fromagers, que es nuestro destino final.
 
Nada que hacer allí, nada que ver, nada que visitar, sólo tiempo para estar con los habitantes de Affiniam: con Néstor, con Jean Damas, con el carpintero, con el recolector de vino,de palma y muchos más.
 
En Ziguinchor nos dirigimos a la casa de nuestra amiga Mina, conocida de otros viajes, ubicada muy cerca de la estación de autobuses, centro neurálgico de la vida de muchos lugares de África.
Vamos decididos a buscar un modo de transporte para continuar viaje. Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho y nueve personas nos rodean a Frank y a mí… Je vais casser le prix pour toi” (“Voy a romper los precios por ti”), nos dicen todos al tiempo. Un enjambre que rodea a su presa, es decir, nosotros, intentando arrimar el ascua a su sardina; somos blancos y pagamos más. Nos da la risa, “Sois nueve personas hablando a la vez, ¿no os dais cuenta? Es imposible comprender nada”. Ellos ríen también, han entendido…
 
Ahora en calma hacen sus ofertas; hay una que nos parece “mejor”, se trata de hacer el trayecto en barco (muy apetecible viaje a través de manglares y cocodrilos). El vendedor asegura con gran rotundidad que va a hacernos mejor precio que el coche que ya hemos elegido. Si este nos cuesta 200 CFA, él nos cobrará sólo 125 CFA a cada uno, 75 CFA menos. Nos da la risa, tenemos que explicarle que su oferta es más cara que la que ya tenemos, el coche completo son 200 CFA. Reímos mucho, ríe el también… Ha comprendido y no se molesta… Es el encanto senegalés, la amabilidad de sus gentes…
 

Bosque de baobabs. Casamance. Senegal, formas de viajar. Foto: Mig

Bosque de baobabs. Casamance. Senegal, formas de viajar. Foto: Mig

Por tanto elegimos el coche (un peugeot bastante destartalado, pero bien para los que se ven circulando habitualmente), que nos asegura hacer el trayecto en tres horas, incluyendo conductor y acompañante. El viaje transcurre apaciblemente por caminos de tierra en buen estado, exceptuando tramos más castigados por las lluvias. Hablamos con ellos, reímos y nos deleitamos con la belleza de los bosques de baobabs.
Hasta que ocurre lo inesperado… en forma de pinchazo de la rueda delantera derecha.
 
Contratiempo…
 
Hablan entre ellos, han tomado una decisión. Nosotros nos miramos y seguimos con la sonrisa tranquila en la cara. No estamos preocupados porque de algún modo sabemos que todo tiene solución, que de nada sirve perder los nervios. De momento, dejamos hacer. El acompañante llevará la rueda pinchada hasta un taller cercano, a tres kilómetros… andando.
El conductor también desaparece sin avisar. Estamos solos, o mejor dicho, creemos estar solos. Primero aparece de entre la foresta un hombre, después otro y otro y otro. En unos minutos somos quince personas junto al coche. Y el decimosexto es el conductor, que aparece cargado de mangos recién cortados del árbol. Los prepara y comemos con placer. Madre mía, qué buenos son los mangos recién cogidos del árbol, buenísimos.
 
Pasa el tiempo, más visitantes, van y vienen, preguntas, respuestas, dudas… Y por fin aparece la rueda. La rueda, la rueda, la rueda
¿Esa es la rueda? No puede ser, es una rueda de camión. Es más grande que las ruedas de nuestro Peugeot.
C´est pas grave“. “No importa, no importa, pondremos dos de los cuatro tornillos y funcionará”. Y así lo hacen, han conseguido colocar la rueda. El coche está grotescamente inclinado. Aún así nos invitan a montar; “vámonos”, dicen. La duda está escrita en nuestro rostro, todo tiene solución en África, pero ¿esta solución? No, no estamos dispuestos a continuar el viaje en esas condiciones, pero aún así nos persuaden para hacer una prueba del coche para intentar convencernos.
Arranca y echa a andar.
 

Taxi. Senegal. Formas de viajar. Foto: MIg

Taxi. Senegal. Formas de viajar. Foto: MIg

 
La carcajada es general, ¡el coche avanza dando tumbos! No podía ser de otro modo. La risa es incontenible, sube y baja, sube y baja, el conductor no consigue mantener con firmeza el volante y casi choca contra un baobab. Cuando regresa donde estamos, las bromas, risas y aplausos son generalizados. Ha sido una situación surrealista, un auténtico espectáculo de humor. Hemos pasado un buen rato, hemos reído hasta llorar, pero no podemos continuar viaje en esas condiciones. Arreglamos el pago del trayecto realizado e incluso damos más dinero para pagar el reventón de la rueda.
 
En África las situaciones difíciles siempre tienen solución y de algún modo lo sabemos. Además, me encanta la sensación de habernos adaptado a la situación y haber permitido que fluyera por sí sola.
 
Y fluye, y fluye.
 
Por fortuna, –o quizás no es fortuna, sino algo más potente– un coche en el que viajan dos monjas viaja en nuestra dirección y se muestran encantadas de llevarnos. Todo está solucionado, no ha sido nada, todo tiene solución, hemos dejado que la situación se resolviera sola y así ha sido. No es un acto consciente, en absoluto, y ha funcionado.
 
Llegamos a Affiniam con bastante retraso, pero a quién le importa. Lo hacemos por el placer de viajar, con una sonrisa en la cara como carta de presentación y con la tranquilidad de dejar que todo fluya…

Mig

 
 
 

 

GD Star Rating
loading...
Mil formas de viajar por Senegal. Todo fluye , 80% based on 10 ratings

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>