Viernes , 21 febrero 2020
Inicio > Citas viajeras - ArtTrip > Montañas de Betancuria

Montañas de Betancuria

Betancuria, antigua capital de la isla de Fuerteventura, es uno de esos pueblos viejos de Canarias que nos hacen dudar sobre la parte del mundo en que nos encontramos. El paisaje nos dice África, la arquitectura nos habla de Europa  meridional, pero todo en conjunto tiene un marcado aire colonial que nos desconcierta ¡América!…. y la duda no se acaba de despejar.

 

 

Calle de Betancuria. Inshala. Fotografía: José Antonio Pérez Vázquez

Calle de Betancuria

 

Fue fundada en el año 1404 por el conquistador normando Juan de Bethencourt, de ahí su nombre, y fue la capital administrativa y religiosa de la isla de Fuerteventura hasta el siglo XVIII. Esta situada en el valle más fértil de la isla, rodeada de barrancos y suaves lomas, antaño jalonadas de ermitas. Dentro del contexto insular majorero, podemos decir que presenta alturas de cierta envergadura, como la Montaña de la Atalaya y la Gran Montaña, de más de 700 metros.

 

 

 

Betancuria-Iglesia de Santa María. Inshala. Fotografía: José Antonio Përez Vázquez

Betancuria-Iglesia de Santa María

 

Sus calles, si es que se les puede llamar calles por su trazado  irregular , limpias y luminosas, discurren a lo largo del barranco donde se asienta el caserío, en torno a pequeños huertos y estrechas terrazas de cultivo. Mezcla de madera y piedra, con muros encalados y cantería en las esquinas, sus casas relucen de  impecable blancura. Paseando por  los rincones de este tranquilo pueblo, encontré junto a los muros de un pequeño jardín este conmovedor poema, escrito por una vecina del lugar.

 

 Pepe

 

 

 

                                                “ Hoy me he puesto a contemplar

                                                   y meditar sobre las bellas montañas

                                                  de Betancuria. Las veo envejecidas,

                                                  como si descansaran en un hondo y

                                                  t r i s t e   s u e ñ o;  h e r i d as,  con

                                                  profundas  cicatrices;  surcadas   de

                                                  arrugas.

 

                                                  En    su    interior   las   invade   la

                                                  nostalgia. Se  ven  ausentes  de  la

                                                  lluvia, porque ella es la sangre que

                                                  corre  por  sus  arterias.  Las  veo

                                                  melancólicas,  porque  quieren  dar

                                                  vida a su vegetación y al campesino.

 

                                                  Pero los campos siguen baldíos, las

                                                  nubes ya no se rompen. Se secaron

                                                  en  los huertos las higueras; se secó

                                                  el   cañaveral,   los  perales,   las

                                                  tuneras… El labrador ya no recoge

                                                  cosecha.

 

                                                  Subí al Morro del Convento, uno de

                                                  los  más  altos, y   mirando  al  cielo

                                                  a z u l  c o n t e m p l é  g r a n d e s

                                                  nubarrones. Y pensé:

 

                                                  Si  yo tuviera  alas para poder volar,

                                                  subiría a lo más alto  para  romperle

                                                  el   manto   a   esas   nubes   que   se

                                         duermen bajo el cielo santo.”

                                                                                                                     

                                                                                                                                              Sisa Padrón

                                                                                                                                               Vecina de Betancuria

GD Star Rating
loading...
Montañas de Betancuria, 100% based on 12 ratings

4 Comentarios

  1. Juan Pérez Santana

    Muy bonito y emotivo, recuerdos de mi querida tierra canaria.

    GD Star Rating
    loading...
    • Hace unos 7 años visité por primera vez las Islas Canarias, desde entonces no he dejado de viajar cada año. Nunca pensé que me iban a enganchar tanto, pero me encanta que haya sido así. Un abrazo Juan.

      GD Star Rating
      loading...
  2. Felicidades Pepe!!! Se agradece un soplo de aire canario a estas horas de la mañana, con este día otoñal que tenemos en los madriles, que no digo que esté mal pero Las Canarias, son Las Canarias.

    Saludos.

    GD Star Rating
    loading...

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>