Jueves , 21 septiembre 2017
Inicio > Viajando > ¡OLIOTYA UGANDA! (I)
  • Mujer ugandesa a la puerta de su casa

    Fotografía: Cris Terre

  • Mujer ugandesa trabajando en el campo

    Fotografía: Cris Terre

  • Niños en el colegio. Uganda

    Fotografía: Cris Terre

  • Primer plano, hombre ugandés

    Fotografía: Cris Terre

  • Hombre trabajando en el Campo. Uganda

    Fotografía: Cris Terre

¡OLIOTYA UGANDA! (I)

Notice: Undefined variable: align in /var/www/vhosts/inshala.es/httpdocs/wp-content/themes/sahifa/panel/shortcodes/shortcode.php on line 352 Notice: Undefined variable: class in /var/www/vhosts/inshala.es/httpdocs/wp-content/themes/sahifa/panel/shortcodes/shortcode.php on line 353
 
Tan inolvidable y enriquecedora fue la experiencia viajera que viví el año pasado en Uganda, que decidí volver.
 

Todo empezó cuando conocí la increíble historia de Kim, una chica holandesa que, a sus 26 años, se fue a Uganda como voluntaria en una escuela-orfanato rural. Una semana antes de volver a su casa, encontró a un bebé de pocos días en una letrina. Kim le salvó la vida, ya que nadie quería hacerse cargo de la niña. Fue entonces cuando tomó la decisión más importante de su vida, dejó todo para cuidar a Rosah: familia, amigos, su tierra… Ella sola, en Uganda, decidida a dar un giro a su vida y a la de Rosah.

Mujeres trabajando en Uganda

Mujeres trabajando en Uganda
Fotografía: Cris Terre

Hace más de seis años que Kim vive en una casita alquilada al sur de Uganda, en la provincia de Rakai. No solamente se hace cargo de Rosah, sino de seis niñas, además de ayudar a las familias más necesitadas de la zona a salir de la miseria…

 
Este año ha comprado un terreno, en el que trabajan cuatro mujeres, madres de siete niños cada una y a las que sus maridos han abandonado, o se beben el poco dinero que ganan.
 
El trabajo en el campo da la oportunidad a estas mujeres de ganar un sueldo digno, y así llevar a sus hijos al cole y comprar comida y medicinas. En este país hay un dicho muy acertado, que dice: “Quien educa a un hombre, educa a un individuo; quien educa a una mujer, educa a un pueblo”.
 
Todo lo plantado en el campo (patatas, matoke, judías, maíz,…) es comida para el hospital. Kim ha abierto una sección para niños desnutridos. Sus proyectos son financiados con donaciones llegadas de la ONG “Activa solidaria”, y con recaudaciones hechas por sus amigos.
 
 
Encuentro este país un tanto enrevesado, da mucho que pensar… Cuesta ver el sufrimiento tras las sonrisas, y sorprende encontrarlas en situaciones límite, ante la indiferencia de los demás a las desgracias del vecino. Es duro observar cómo trabajan y realizan sus tareas diarias todos los días del año, sin descanso, todo ello unido a una pobreza extrema que hace que las posibilidades de mejora sean nulas en la mayoría de los casos. Y a pesar de todo, sonríen y hasta parecen satisfechos. Cuesta entrar en su mundo, profundizar y a la vez explicarles nuestro mundo.
 
No puedo entender cómo un padre es capaz de colgar a su hijo por los testículos porque moja la cama por las noches, o cómo lo rocía con gasolina y luego le prende fuego por haber robado unos granos de café. No puedo entender cómo una abuela es capaz de matar a una niña porque no puede alimentarla y luego le plantee a un “muzungu” –hombre blanco- darle a su hermana gemela por si quiere hacerse cargo de ella, o cómo una madre es capaz de tirar a su bebé de dos semanas a una letrina.

Hombre en el campo. Uganda Fotografía: Cris Terre

Hombre en el campo. Uganda
Fotografía: Cris Terre

Y sin embargo, tienes la sensación de estar rodeada de ternura, autenticidad, pureza y magia… ¡Uganda está llena de contrastes!
¿Quizás no sean tan dulces como yo imagino? O quizás sí lo sean, pero a su manera… a la manera que yo no entiendo… Creo que su vida, su situación, les habrá influido para que sean como son.

 
¿Se puede decir en determinados casos que querer es un lujo?
 

Momentos…

Llego en “boda boda” (una moto de fabricación india que utiliza la gran parte de los ugandeses como medio de transporte), después de recorrer las calles no precisamente tranquilas de Kampala, a la estación central de autobuses, y encuentro un inmenso descampado repleto de matatus -autobuses- sin indicación de destino. Sólo sabía el nombre del conductor y del acompañante que me debían llevar a Kabira. Son Mayaga y Wanika. Tras preguntar por ellos a varias decenas de personas, acabo tropezando con el hermano de Mayaga. ¡Por fin se dónde tengo que esperar mi Matatu! No me aburro en la espera, soy blanca, y pronto vienen a venderme el desayuno y darme conversación. Acabo comprando un mandás (una especie de madalena frita) y un par de samosas para el camino…
 
6.30h de la mañana, ya estoy montada en un matatu, viendo el amanecer a través de los cristales impregnados de polvo rojo y escucho la radio de fondo con la voz rota de un cantante local, a la vez que mi vecino de asiento tararea la canción mientras coloca su gallina atada de patas debajo del asiento… Me quedan seis horas (200 km) para llegar a destino…
 
Cris Terré -viaje a Uganda- 2012
 
 
 
GD Star Rating
loading...
¡OLIOTYA UGANDA! (I), 87% based on 15 ratings

4 Comentarios

  1. Inshala_Mig

    Qué valiente Kim, y qué valiente Cris al decidir encontrarse con ella misma en tierras tan desfavorecidas. Muy acertada la pregunta “¿Se puede decir en determinados casos que querer es un lujo?”.
    Estoy deseando leer la continuación de esta interesante historia. ¿Cuándo la publicaréis?

    ¡Y mi más sincera enhorabuena por vuestro blog! ha sido una grata sorpresa que encontré por casualidad.

    GD Star Rating
    loading...
  2. Esto acaba de empezar y ya queremos saber más, mucho más… ¿Qué hace que una occidental lo deje todo para ir a un mundo tan diferente? ¿se sentirá sola Cris Terre? ¿Con quién habla por las noches? ¿Algo la asusta? ¿Qué echa de menos y qué encuentra cada día? Preguntas que me vienen tras su relato, como si fuera periodista…

    GD Star Rating
    loading...

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>