Lunes , 17 febrero 2020
Inicio > Literatura de viajes > Pioneer 10. El mensajero Interestelar

Pioneer 10. El mensajero Interestelar

El día 3 de Diciembre del año 1973, la sonda Pioneer 10 envía las primeras fotografías tomadas en primer plano del planeta Júpiter y los primeros datos medidos directamente sobre la atmósfera, el campo magnético y los cinturones de radiación del gigante gaseoso. Después de atravesar el cinturón de asteroides, este pequeño viajero mecánico de origen terrestre, abrió en esta fecha histórica, el camino a la exploración de los planetas del sistema solar exterior.

 

 

 

Pionner 10 en Júpiter. Inshala. Fotografía: NASA

Pionner 10 en Júpiter

 

Fue construida en aluminio por la empresa TRW Systems, contratista habitual de la NASA en su planta de Redondo Beach, California. Hay que tener en cuenta que con la tecnología disponible a finales de los años 60, pensar en una nave que pudiese viajar mas allá del cinturón de asteroides, era poco mas que ciencia ficción. Por aquel entonces la NASA había decidido iniciar un programa de exploración más allá de Marte, después del éxito de las misiones Pioneer al Sistema Solar interno.

 

 

 

 

 

La necesidad de alcanzar la velocidad de escape del sol y tener que viajar a una distancia tan enorme, hacía inviable el uso de paneles solares como fuente de energía para la sonda, de modo que fue equipada con cuatro generadores nucleares (RTG), cuyo combustible era el dióxido de plutonio. Estaba dotada también de un sofisticado sistema de propulsión, sensores solares y un sensor estelar dirigido a Canopus, para corregir errores en la trayectoria. El control lo ejercía una computadora central, supuso en definitiva el máximo despliegue de alta tecnología de la época.

 

 

Pioneer 10 Launch. Inshala. Fotografía: NASA

Pioneer 10 Launch

 

Entre los instrumentos que equipaban la misión Pioneer 10, para realizar los diferentes experimentos y mediciones, se encontraban detectores de meteoritos, una cámara, un radiómetro, un fotómetro, un detector de rayos cósmicos, un sensor de plasma, diversos telescopios, un magnetómetro y varias antenas. Pero el objeto más singular que contenía la sonda, era sin duda una pequeña placa dorada, concebida como el primer mensaje interestelar de la humanidad.

 

 

En la placa aparece lo siguiente:

 

 

  • A la derecha, la imagen de la sonda con el fin de dar una idea de la proporción de las dos figuras humanas dibujadas delante. Una femenina y otra masculina.
  • A la izquierda, un haz de líneas que parten radialmente de un mismo punto; ese punto representa el planeta Tierra; las líneas indican la dirección de los púlsares más significativos cercanos a nuestro Sistema Solar  y en cada uno, en sistema de numeración binario, la secuencia de pulsos de cada uno de ellos. Este sería nuestro “domicilio” en el Universo; una civilización técnicamente avanzada, con conocimiento de los púlsares, podría interpretar el significado de la placa.
  • En la parte inferior hay representado un esquema del Sistema Solar, con los planetas ordenados según su distancia respecto al Sol y con una indicación de la ruta prevista para la  Pioneer 10;
  • En la parte superior del cuadro, a la izquierda, se muestra, también con indicaciones en sistema binario, el spin de una molécula de hidrógeno, el elemento más común en el Universo.

 

 

Placa Pioneer 10. Inshala. Fotografía: NASA

Placa Pioneer 10

La nave prosiguió su viaje después de llegar a Júpiter y en 1976 superó la órbita de Saturno, en 1983 atravesó la de Neptuno y poco después la de Plutón. Su débil señal ha sido rastreada por la  Red del Espacio Profundo hasta el año 2002, después se perdió el contacto probablemente por la distancia y el agotamiento de su fuente de energía. En el año 2006 se hizo un último intento de contactar con la sonda, pero no hubo respuesta. Actualmente se haya en algún lugar del espacio exterior, avanzando por inercia, rumbo a Aldebarán, en la constelación de Tauro, donde llegará aproximadamente en unos dos millones de años.

Quién sabe si para entonces en algún remoto lugar del Universo el mensaje del que es portadora habrá podido cumplir su misión.

 

 

 

Pepe

 

 

 

 

GD Star Rating
loading...
Pioneer 10. El mensajero Interestelar, 100% based on 16 ratings

4 Comentarios

  1. Es emocionante pensar que algún día otra civilización puede tener conocimiento de nuestra existencia. Me ha gustado mucho este post. Os felicito.

    GD Star Rating
    loading...
    • Gracias mil Andrés. Imagínate que ademas en un futuro eso se traduce en un contacto real, o en la tercera fase como se decía a principios de los ochenta. Un saludo

      GD Star Rating
      loading...
  2. La idea del mensaje es bonita, pero las posibilidades de éxito escasas. Contactar con otras civilizaciones es todavia hoy por hoy una quimera. Felicidades por tan interesante artículo.

    GD Star Rating
    loading...
    • Muchas gracias amigo. Efectivamente otros programas mas modernos sobre búsqueda de vida extraterrestre no han dado resultados todavía. Pero la idea de no estar solos en el Universo es seria y bastante probable.

      GD Star Rating
      loading...

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>