Notice: get_the_excerpt fue llamado con un argumento que está obsoleto desde la versión 2.3 y no hay alternativas disponibles. in /var/www/vhosts/inshala.es/httpdocs/wp-includes/functions.php on line 2927
Lunes , 17 febrero 2020
Inicio > Literatura de viajes > Cuando el viaje es más importante que el destino

Cuando el viaje es más importante que el destino

El inicio es este texto de Somerset Maughan.


Una de las cosas que contribuyen a que la visita a Angkor sea un acontecimiento de especial importancia – a la vez que crea la disposición anímica adecuada para vivir semejante experiencia – es la inmensa dificultad que entraña el llegar hasta allí.

En efecto, una vez en Phnom Phen debemos embarcarnos en en un vapor para un largo trayecto remontando un afluente del Mekong, lento y sombrio, hasta desembocar en un gran lago.

Allí tomamos otro vapor, de fondo plano, pues el agua es poco profunda, en el que pasamos la noche; despues viene un desfiladero muy estrecho, que desemboca en otro tramo ancho de agua plácida. Es de nuevo casi de noche cuando llegamos al otro extremo. Allí subimos en un sampán, que atraviesa una zona de mangles a lo largo de un canal tortuoso. Con la luna llena, y los árboles de las orillas que se destacan nítidamente en la noche, parecemos estar atravesando no un país real, sino un mundo fantástico poblado de sombras chinas. Al fin, llegamos a una aldeúcha de barqueros con viviendas flotantes, donde tomamos un coche, que, bordeando el río, atraviesa numerosas plantaciones de cocos, arecas y plátanos; el río se estrecha ahora y el agua es menos profunda (como el arroyo en el que, los domingos de nuestra infancia, solíamos coger pececillos diminutos, que luego metíamos en un tarro) hasta que, por fin, vemos surgir, gigantescas y negras a la luz de la luna, las grandes torres del wat de Angkor.

Título del libro: El caballero del salón
Autor: W. Somerset Maughan

Mas información: letrasdeviajes.blogspot.com
———————————-

 

Wat de Angkor

Wat de Angkor

Hoy en día para llegar a Angkcor no es necesario sufrir tantas visicitudes a las que hace referencia Somerset Maughan. Angkor se ha convertido en un lugar turístico de alto nivel lo que le hace perder valor en lo que a mi interés se refiere. Es un lugar de fácil acceso gracias a la infraestructura que se ha generado a su alrededor.

Pero sí sirve como ejemplo para dar valor a aquellas personas que creen que el viaje es lo importante y no el lugar a dónde se desea llegar. Me viene a la memoria un pedazo de “Alicia en el país de las maravillas”; no es una transcripción literal, sino lo que recuerdo de un pasaje que me gustó especialmente: “Alicia le pregunta al gato…” “- qué debo hacer para llegar al castillo de la reina, hacia adónde debo ir” y el gato le respondió “- no importa hacia adónde te dirijas, seguro que llegarás. Tan sólo debes andar el tiempo suficiente”.

Añado a Kavafis en su “Viaje a Ítaca” o la frase de Stevenson que tanto nos gusta a los Inshalers “Lo importante no es llegar, sino ir”
Me parece más acertado no malgastar energía ante las adversidades que nos depara el camino ya que, es precisamente la dificultad la que hace más interesante alcanzar el destino hasta el punto de que el destino pierde su valor y lo adquiere el trayecto. Vasos comunicantes. El viaje es más importante que el destino.

namibia-pixabay- Inshala Travel

Carretera de Namibia. Fuente: Pixabay.com (libre de derechos)

Ahora, el camino se convierte en el viaje: tren, autobús, barca, más transporte (sanpan), de noche, de día, pequeños pueblos, la sensación de que nunca se llega, atravesando manglares o campos de arroz… Efectivamente, la aventura es el viaje en sí.

Ha costado llegar, exhausto, vacío de energia te das cuenta de la transformación. Merece la pena llegar, pero no por ser un precioso lugar sino por todo aquello por lo que has tenido que pasar para llegar allí, por el goce del viaje en sí, el goce del camino. Quizás sin saberlo, sin esperarlo, aquel lugar se convierte en un hito importante que hace crecer en tu interior la idea de viajar por viajar como al gran viajero del siglo XIX Joseph Thompson. El destino final no importa, podría haberse tratado de un desierto, de una montaña, de una llanura, da igual. Piensas, …”es una ciudad antigua, debe estar llena de ruinas…”. Es decir, una visita mas, una rutina ya repetida. Y piensas, ¡que valor tiene haber llegado hasta allí!

Por suerte para mi, he vivido esta sensación algunas veces; contento y feliz de haber disfrutado del camino…

¿Y a ti te ha ocurrido? ¿Nos cuentas en qué momento has sentido que el viaje es más importante que el destino?

 

Mig

 

 

GD Star Rating
loading...
Cuando el viaje es más importante que el destino, 20% based on 10 ratings

2 Comentarios

  1. Para ir a casa de Damon, en Thira (Santorini), salimos de Heraklion en un pequeño yate con nuestros equipos de buceo para no perdernos parte de sus maravillosos fondos marinos. Lo que sí perdimos fue el objetivo; lo que vivimos nos hizo tardar casi cinco veces más de lo que se tarda en llegar de isla a isla.
    Buceando…..siempre que buceo olvido a dónde voy. A veces apenas me muevo del lugar :) )

    GD Star Rating
    loading...
    • Cinco veces más de lo que se tarda en llegar a la isla es mucho tiempo… y fíjate cómo lo recuerdas con el paso del tiempo. De todo lo que ocurre cuando viajas se aprende algo nuevo y se imprime como parte de las experiencias vitales que se producen a lo largo de la vida.

      El buceo aún no lo he probado pero debe ser algo muy especial sentirse un pez bajo el mar. Muchas gracias por comentar y que tengas una buena semana

      GD Star Rating
      loading...

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>